miércoles, 27 de abril de 2016

Una sombra en el viento de rayos X

Créditos: Rayos X: NASA/CXC/GSFC/M.Corcoran et al.; Óptico: Eckhard Slawik

En muy raras ocasiones se generan estrellas con masas unas 10 veces la masa del Sol o más. Debido a que estas estrellas masivas son poco frecuentes, y debido a que la más cercana de ellas está a cientos de años luz de la tierra, son objetos relativamente misteriosos. Estas estrellas masivas son tan brillantes y calientes que la energía de la luz que producen lleva material fuera de su superficie, produciendo poderosos vientos estelares que soplan a velocidades de millones de kilómetros por hora. Además de producir una fuerte luz visible y ultravioleta desde sus superficies, estas estrellas masivas también producen rayos X de alta energía.

Esta emisión de rayos X se cree que proviene de gas caliente golpeado incrustado en los inestables, fuertes y turbulentos vientos estelares. Estudios realizados desde la década de 1980 han ayudado a los astrónomos a caracterizar las temperaturas y la cantidad de gas caliente, pero aún es poco conocido cómo se produce. Un nuevo estudio de rayos X de una estrella binaria masiva cercana ha permitido a los astrónomos ir directamente a la ubicación del gas caliente en el viento de una estrella masiva. Esta estrella es una componente de Delta Orionis, la estrella más occidental en el cinturón de Orión. Si se observa con un pequeño telescopio, esta estrella, aparentemente solitaria, puede resolverse en un pequeño grupo de tres objetos.

Crédito de la ilustración: NASA

La más brillante de estas tres, llamada Delta Ori A, está en realidad a su vez compuesta de tres estrellas unidas por su gravedad mutua. Un par interior de estrellas masivas (Aa1 y Aa2) giran alrededor de su centro común de masa con un período de sólo 5,7 días; una tercera (Ab), más distante, orbita a este par interior, tomándole unos 350 años hacer una órbita completa. El sistema binario interno está formado por una estrella brillante y masiva (Aa1), de unas 20 veces la masa del Sol y una estrella de masa baja (Aa2), cerca de la mitad de masiva que la estrella más brillante. La estrella más masiva tiene un fuerte viento estelar, y es una fuente de rayos X brillantes. La estrella de menor masa sólo tiene un viento débil, y produce muy poca emisión de rayos X.

Dado que la estrella de menor masa es efectivamente de rayos X "oscuros", arroja una sombra de rayos X en el viento de la estrella más masiva, como se ve desde la Tierra. Utilizando el Observatorio de Rayos X Chandra a lo largo de casi un período orbital completo de 5,7 días, los astrónomos han observado los cambios detallados en la emisión de rayos X de la estrella más masiva como la sombra de la estrella de menor masa a medida que se mueve a través de su viento estelar. Este estudio proporciona, por primera vez, los límites directos sobre la ubicación del gas caliente produciendo rayos X en el viento estelar de una estrella masiva.

Fuente: "An X-ray Wind Shadow" en HEASARC, Picture of the week

lunes, 25 de abril de 2016

Robótica en la Feria del Libro


La Facultad de Ingeniería de la UBA participará de la 42va edición de la Feria del Libro a través del Club de Robótica, que el domingo 1ro. de mayo, de 17.30 a 20.30, en la sección "Zona Explora" del Pabellón Amarillo, ofrecerá la exposición: “Aprendiendo entre robots”.

El Club de Robótica de la FIUBA funciona como un espacio propuesto por ingenieros y estudiantes para la investigación y el desarrollo de prototipos y actividades en robótica, en el que el empleo de los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera se conjuga con creatividad, dinamismo y participación activa de cada uno de sus integrantes, con el fin de realizar proyectos reales en tiempos concretos.

Informate sobre las actividades del Club aquí:
Club de Robótica FIUBA

Viñeta: El gran contacto del tercer tipo

viernes, 22 de abril de 2016

"El tercer planeta" en la radio


Hay en las radios argentinas más astronomía que la que vos seas capaz de imaginar.
Hoy les presento este gran programa hecho por gente del palo (del palo de los que aman la astronomía y la ciencia en general). Enterarme de su existencia fue para mí motivo de festejo, espero que lo sea para ustedes también.

Se trata de "El tercer planeta", La autopista del lector al autor
por Fm Wilde 88.7 M hz
Y se emite los viernes a las 22 Hs

Buscalos en internet:
• "El tercer planeta" en la web
• Julio Guerrieri en facebook

Este es el Dream Team Astronómico a cargo:

• Imagen, video y sonido:
Cristian Dadam

• Corresponsal en Europa:
Martin Navarro Paris

• Spots Institucionales:
Maria Belen Venuta (Locutora)
Daniel Palombo (Actor)

• Corresponsal en Latinoamerica:
Maximiliano Nahuel Barros (Un Punto Azul Palido)

• Conducen:
Julio A. Guerrieri
Sergio O. Rubinetti

sábado, 16 de abril de 2016

1000 Explosiones en 4000 días

Esta ilustración muestra las posiciones de los 1.000 GRB de Swift en un mapa de todo el cielo. Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y 2MASS / J. Carpenter, T. H. Jarrett, y R. Hurt

El observatorio espacial Swift de la NASA es una máquina de descubrimiento increíblemente productiva. Lanzado el 20 de noviembre de 2004, el objetivo principal de Swift es encontrar y localizar las explosiones de rayos gamma (GRB), e informar de su posición y las propiedades a la comunidad mundial de astrónomos. Los estallidos de rayos gamma son tan interesantes porque son las explosiones más potentes que se conocen, y que a menudo marcan la muerte de una estrella muy masiva y el nacimiento de un nuevo agujero negro. Los GRB son tan potentes que se pueden ver a distancias extraordinarias; y, debido a la velocidad finita de la luz, las explosiones de rayos gamma distantes proporcionan un sondeo del Universo más jóven. El 27 de octubre de 2015 a las 18:41 EDT, Swift detectó su milésimo estallido de rayos gamma, GRB 151027B.

La imagen de arriba muestra la distribución en el cielo de los estallidos de Swift, con un código de colores según el año de descubrimiento. El mapa del cielo está en un sistema de coordenadas en el que la Vía Láctea se extiende por el centro del mapa. Como puede verse, los GRBs se distribuyen en todo el espacio, sin mostrar mayor densidad cerca de la Vía Láctea. La ubicación de GRB 151027B está etiquetada. Observaciones posteriores de GRB 151027B utilizando el instrumento X-Shooter en el Very Large Telescope Europeo mostraron que este estallido particular, se produjo hace más de 12 mil millones de años. Además de detectar GRBs, Swift también hace observaciones de estrellas, galaxias y otras explosiones que ocurren en el Universo, como llamaradas estelares de gran energía, erupciones de agujeros negros, estrellas de neutrones que giran, y supernovas. Los astrónomos esperan que la misión enormemente productiva de Swift continúe en los próximos años.

Esta ilustración muestra los ingredientes del tipo más común de estallido de rayos gamma. El núcleo de una estrella masiva (izquierda) se ha derrumbado, formando un agujero negro que envía un chorro en movimiento a través de la estrella en colapso y hacia fuera hacia el espacio a casi la velocidad de la luz. La radiación en todo el espectro surge del gas caliente ionizado en la vecindad del agujero negro recién nacido, de las colisiones entre las capas de gas en rápido movimiento dentro del chorro, y desde el borde de ataque del jet, ya que barre e interactúa con su entorno. Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Traducido de "1000 Bursts in 4000 days", en HEASARC, PICTURE OF THE WEEK



jueves, 14 de abril de 2016

Hallan el primer púlsar de rayos X en la galaxia de Andrómeda

Crédito: Andromeda: ESA / Herschel / PACS / CHAPITEL / J. Fritz, UGent / XMM-Newton / EPIC / W. Pietsch, MPE; datos: P. Esposito et al. (2016)

Las estrellas de neutrones son pedazos increíblemente densos del núcleo de una estrella de gran masa que explotó. Son tan masivas como el Sol, pero lo suficientemente pequeñas como para caber dentro de la circunvalación de Washington DC. Los púlsares de rayos X son estrellas de neutrones que giran y van acumulando material de una estrella compañera. A medida que el material cae hacia la estrella de neutrones, su increíblemente fuerte gravedad calienta el material a temperaturas de millones de grados en puntos localizados cerca de la estrella de neutrones.

A medida que la estrella de neutrones gira, estos puntos calientes producen destellos de emisión de rayos X. Sabemos de más de 200 púlsares de rayos X, la mayoría de los cuales están dentro de nuestra propia Vía Láctea, aunque algunos han sido identificados en las galaxias satélite de la Vía Láctea, la Gran y la Pequeña Nube de Magallanes. Hasta hace poco, ningún púlsar de rayos X había sido identificado en la gran vecina de la Vía Láctea, la galaxia de Andrómeda. Esto es parte de un rompecabezas, ya que la galaxia de Andrómeda es comparable en tamaño y población estelar con la Vía Láctea, y por lo tanto se espera que tenga un número comparable de binarias de rayos-X.

La galaxia de Andrómeda se encuentra a 2,5 millones de años luz de la Vía Láctea, y esta distancia hace que sea difícil identificar estos púlsares de estrella de neutrones. Ahora, un estudio detallado de la Galaxia de Andrómeda con el observatorio de rayos X XMM-Newton ha tenido éxito en la búsqueda de lo que se cree que es el primer púlsar de rayos X de Andrómeda. Este estudio, llamado Exploring the X-ray Transient and variable Sky (EXTraS), peinará a través de todo el archivo de rayos X de más de 7400 observaciones obtenidas por el observatorio de rayos X XMM-Newton en busca de señales variables en el tiempo de rayos X.

Este estudio tuvo éxito en la identificación de una pulsación 1.2 segundos de rayos X en una fuente de rayos X anteriormente identificada en Andrómeda, llamada 3X J0043. La imagen superior muestra una imagen infrarroja de la galaxia de Andrómeda en rojo, con fuentes de rayos X que se muestran en azul, junto con la ubicación del púlsar de rayos X. El recuadro muestra la pulsación en el momento de la emisión de rayos X desde la fuente. Además de identificar el período de pulsación, este estudio fue capaz de demostrar que el período del pulso varía debido al movimiento orbital: la estrella de neutrones está en órbita alrededor de una estrella "normal" con un período orbital de 1,27 días.

Traducido de "EXTraS! EXTraS! X-ray Pulsar Discovered in M31!" en "HEASARC Picture of the Week"
Más información, pero en inglés:: "Found: Andromeda’s first spinning neutron star"

miércoles, 13 de abril de 2016

Dos días cósmológicos intensos más una buena noticia sobre Argentrina


El lunes 11 de abril, un numeroso público tuvo la oportunidad de conocer en Ciudad Universitaria (DF-UBA), a nuestro cosmólogo estrella, Matias Zaldarriaga (Princeton, ex UBA), quien contó de manera interesante el anuncio de LIGO sobre ondas gravitacionales.

Ayer martes 12, en el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), con la visita de Zaldarriaga, algunos científicos de Francia, gente del Ministerio de Ciencia Argentino, y científicos locales del IAR, Instituto Balseiro, CNEA, UBA, ITEDA, UNSAM, Observatorio de La Plata y IAFE, participamos de un workshop para definir los próximos pasos a seguir, ante la posibilidad de que Argentina sea elegida como país para instalar un detector de modos B de la polarización del fondo cósmico de microondas. El experimento QUBIC, está llevado adelante fundamentalmente por Francia e Italia, y los próximos meses serán decisivos para el dictamen acerca de la elección del sitio.

Esto fue informado por el Dr. Gabriel Bengochea (IAFE-CONICET) en el facebook del Club de Astronomía Ing. Félix Aguilar (CAIFA): www.facebook.com/groups/106688846019957



lunes, 11 de abril de 2016

III Jornadas Cielos del Sur sobre enseñanza y divulgación de la astronomía


28, 29 y 30 de abril
Organiza Parque Cielos del Sur en Chivilcoy, Provincia de Buenos Aires
Destinado a alumnos, docentes y público en general
Sedes:  Parque Cielos del Sur y Centro Universitario Chivilcoy,

Más información en Parque Cielo del Sur

Hacia el interior de las ondas gravitacionales primordiales


Un análisis de datos que abarcan 29 órdenes de magnitud en la frecuencia de las ondas gravitacionales puede proporcionar información detallada sobre la física en el principio del cosmos

Las ondas gravitacionales, distorsiones en el espacio-tiempo que detectó por primera vez la Colaboración Científica LIGO en septiembre de 2015, son fundamentalmente distintas de las ondas electromagnéticas. Pero al igual que su contraparte electromagnética, pueden venir en una amplia gama de frecuencias. Diferentes experimentos para detectarlas se orientan a bandas de frecuencias específicas, cada una de las cuales se enlaza a fuentes de ondas particulares, como los dos agujeros negros en colisión que generaron la señal recibida por LIGO (los dos agujeros negros que protagonizaron el fenómeno se enuentran a unos 1.300 millones de años luz de nosotros, más o menos en la dirección general de la Gran Nube de Magallanes).  En un estudio que combina los datos a través de una franja sin precedentes de frecuencias de ondas gravitacionales, Paul Lasky de la Universidad de Monash, Australia, y sus colegas ahora ponen límites estrictos a una fuente que debe producir una señal en todos los experimentos: las fluctuaciones cuánticas en el principio del cosmos.

Los investigadores creen que una fracción de segundo después del Big Bang, las fluctuaciones cuánticas del campo gravitatorio se magnificaron por una rápida expansión del espacio llamado "inflación", generando un fondo primordial de ondas gravitacionales. Lasky y sus compañeros de trabajo juntaron los datos de varios experimentos que corresponden a impresiones directas o indirectas de este fondo. Abarcando 29 órdenes de magnitud en las frecuencias de ondas gravitacionales, estos datos incluyen observaciones de la radiación cósmica de fondo obtenida por el satélite Planck y el experimento BICEP2, de los tiempos de llegada de los pulsos de rotación de las estrellas de neutrones, y de los desplazamientos de los espejos de interferómetros basados en tierra como LIGO. Los datos combinados permitieron a los autores poner límites estrictos en la pendiente del espectro de energía del fondo, que cuantifica cómo la densidad de energía de las ondas varía con la frecuencia. A partir de estos límites fueron capaces de descartar los modelos exóticos de la inflación que producen grandes pendientes.

Esta investigación fue publicada en Physical Review X.

Traducido del artículo de Ana Lopes: "Synopsis: Homing in on Primordial Gravitational Waves" publicado en Physics.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...